29 sept. 2012

Manos y joyas

Me gustan mis manos.

 Pues si , con toda la chulería afirmo que tengo unas manos bonitas.
Si tuviera 25 os aseguro que "nunca en la vida del mundo mundial" afirmaría algo así , pero cumplí 50 y ahora que no me tosa nadie, digo lo que me da la gana.
No es que yo haya hecho algún mérito  para tenerlas , esto viene de fábrica y en mi familia se esmeraron desde hace por lo menos tres generaciones en poner el gen de las manos bonitas. Así que mis hermanos y mis hijos dirán que chiflé por decirlo pero..."yelokehay" , las manos bonitas son defecto de fábrica




Todo esta introducción para contaros que me compré este verano el Vogue joyas para ver y ponerme los dientes largos con joyas y relojes y he pensado algo que luego en estos dos meses he comprobado: las joyas quedan mejor en una mano que ha vivido.


Una mano que ha vivido es una mano de  50 y mas , con todas sus venas, sus manchas, sus cicatrices y con toda la elegancia y la "pausa" de la edad.

Con los hombres pasa lo mismo , me encanta ver un buen reloj en una mano madura y cuidada y me hace gracia cuando un niño de 25 se pone un super reloj porque parece que le falta experiencia y vida para llevarlo, y siempre pienso : se lo ha dejado su padre.
 
No hace falta llevar grandes joyas ni grandes relojes pero creo que hay que "estudiar" mucho  lo que te vas a poner.

Hay una marca Aristocrazy (esto es publicidad "subliminal" porque mis amigos tienen la tienda de Palma) que sin costar una fortuna pueden vestir tu mano con muchísima elegancia y sin necesidad de tenerte que poner 16 sortijas, porque una mano elegante y cuidada con una buena pieza resalta.




Está será mi mano cuando llegue a los 75 y aspiro a  llegar con la misma elegancia que ella

No hay comentarios:

Publicar un comentario