20 oct. 2012

Memoria selectiva

En el colegio nos bombardearon con que teníamos  que desarrollar la memoria y nos tocó aprendernos de memoria "con cien cañones por banda...,río Duero,río Duero...,sobre el olivar se vió a la lechuza volar y volar...y así hasta las declinaciones de latín,senos y cosenos...

Con 50 la memoria se nos ha hecho tan selectiva que todavía nos acordamos de "río Duero" pero gracias a Dios se nos ha olvidado aquel plasta que con 15 nos daba la vara, el disgusto que pillaste con 18 por...que mas da ,la rabia que te daba que la guapísima fulanita  te hiciera sombra y hoy es vieja y fea,ja,ja..., el guapo que ni te miraba y hoy es gordo y calvo..., los verbos irregulares en inglés...espera que de eso me acuerdo, las funciones del colegio en las que no salías de Virgen María, el importantísimo partido de fútbol en el que te dejaron de reserva, la novia que te quitó... y los recuerdos malos que yo especialmente me tengo prohibido recordar.

Tenemos una memoria que a cada uno le "afecta" de manera distinta.
En las familias esa memoria es muy divertida porque cada uno se acuerda de una cosa y casualmente los demás se acuerdan del mismo hecho pero con otra versión.
Por ejemplo tu te acuerdas de ir a esquiar toda la vida y tu hermana se acuerda de cuando con 18 os llevaron por primera vez a la nieve. ¿Seguro que sois hermanas? A lo mejor tu vida empezó a los 18. Os aseguro que son varias hermanas y cada una tiene una versión. 

¿Te acuerdas cuando fuimos a ... ? No, yo no fui. Que sí, que fuimos ... y tu llevabas... y dormimos en... y vimos... hija si. No, yo no era
Pues resulta que si eras y sí fuiste, hay fotos, aunque tu memoria ha decidido borrar el capítulo.

¿Te acuerdas del tío...? Como te vas a acordar si tu no lo conociste. Que sí. Pues no , es imposible porque ya no vivía aquí. Pues toda la vida he creido que lo conocía y además lo estoy viendo , bajito con sombrero...
Así que llevo 50 años "conociendo" a un paisano que no he visto en mi vida.

Está muy bien cuando hay reunión familiar y nos juntamos unas cuantas, la media es seis, y nos tiramos a la yugular de una que cuenta su versión de algún hecho que justamente las cinco restantes lo recordamos de otra manera. Nos la comemos y nos reimos tanto que al final ya no sabemos ni de qué hablamos, pero eso sí, acabamos  encontrando tema común y versión unánime.
Por cierto el otro día contó mi hermana su versión de cuando nos vestíamos de falleras...

Me acuerdo de aquel novio negro que tenías...espera , ¿novio negro? Sí, tu me lo contaste. ¿Estamos hablando de mi? Pues tu me lo contaste. ¿Estás segura que era yo? Seguro.
Así que hago recuento de ex novios (2), pregunto a mi marido y no lo encontramos. Estoy perdida. Ex novios ya podéis contarme si alguno de vosotros era negro, es pura curiosidad. Con la edad a lo mejor se me borran los colores.

Volviendo a la familia acabo de encontrar una receta especial de mi abuela que dependiendo de la nieta se hace de una forma u otra.
Ahí os dejo la receta del couscous de la abuela de una de mis hermanas. Un día de estos voy a mirar si esta receta tiene 15 versiones y todas son la receta de mi abuela. 
Lo que sí puedo asegurar es que la haga quien la haga siempre nos acordamos de ella y siempre nos sabe igual



No hay comentarios:

Publicar un comentario